Nuestros perros están todo el día en casa esperando a que lleguemos, y aunque muchas veces el paseo es una obligación más de nuestra interminable lista de labores, para ellos es el mejor momento de la jornada.

Debemos cambiar nuestra idea de que el paseo es el turno de ir al baño para nuestros perros. Los paseos variados y duraderos son muy importantes.

Hoy hablaremos de la importancia del paseo para la salud física y emocional de nuestras mascotas y de las cualidades que debe tener un buen paseo de calidad. Para poder hablar de ello primero debemos introducir un término que será nuevo para much@s y es el enriquecimiento ambiental.

¿Y eso qué es?

El enriquecimiento ambiental se basa en generar cambios en el entorno para que nuestras mascotas no se aburran y puedan llevar a cabo comportamientos típicos de su especie. Existen diferentes tipos de enriquecimiento ambiental: social, cognitivo, sensorial, etc… y en un buen paseo de calidad podemos introducirlos todos.

Durante el paseo, nuestra mascota tiene contacto con otros perros, muy importante dado que son animales sociales y necesitan relacionarse. Debemos alternar ratos durante el paseo para que pueda jugar y compartir momentos positivos con otros perros y personas. En el caso de tener problemas de agresividad o miedo trataremos primero dichos problemas para no generar malestar a nuestra mascota ni a los demás.

El paseo es muy buen momento para practicar ejercicios que queremos que nuestro perro lleve a cabo (sienta, mira, tumba, etc…) siempre usando premios y la educación en positivo. Debemos tener en cuenta que habrá distracciones. Por ello es mejor llevar a cabo ejercicios que ya tenga un poco “por la mano”.

Al salir al exterior, cambiamos el espacio. Mucha gente cree que un perro en un piso pequeño no puede ser feliz, pero lo que realmente necesitan nuestros amigos es salir y poder investigar zonas nuevas. Es muy importante modificar la ruta de nuestros paseos cada cierto tiempo. El simple hecho de cambiar el sentido de la ruta ya provoca un gran cambio para ellos.

Por último; paseando, nuestro perro recibe estímulos olfativos, auditivos y táctiles. Debemos dejar que explore y aprenda a utilizar sus sentidos mientras intentamos que dichos estímulos se relacionen con experiencias positivas. En este punto es muy importante haber trabajado la socialización del cachorro.

El paseo también propicia el ejercicio. Debemos salir a pasear unas 5 veces al día con nuestras mascotas. Estas sesiones harán que mejore su salud, ya que reducen el riesgo de obesidad (uno de los principales problemas en los animales domésticos) y de problemas articulares en la vejez.  Este ejercicio hace que al llegar a casa estén relajados, dispuestos a tumbarse y descansar. Un perro con mucha energía acumulada tiene más probabilidad de tener problemas de comportamiento.

Es importante establecer una rutina diaria y mantenerla. Con unos horarios marcados, los perros se sienten más tranquilos ya que saben que les depara el día.

Finalmente, pasear con nuestras mascotas también tiene beneficios para nosotor@s!

Según varios estudios salir con nuestros perros nos ayuda a prevenir enfermedades como la diabetes y enfermedades cardiovasculares, asociados a estilos de vida sedentarios. También nos ayudará a sentirnos mejor anímicamente, reduciendo el estrés y reforzando el vínculo con nuestra mascota.

¡Ya lo veis, son todo beneficios!

¡A correr!

Un saludo

 

Enric Zeitz