Estamos acostumbrados y acostumbradas a ver vídeos en Internet de perros y gatos haciendo cosas que nos parecen graciosas. A simple vista muchas pueden parecer inofensivas y sin importancia pero si nos fijamos un poco más podemos ver signos de malestar en los animales; ese es el caso de las conductas repetitivas.

Un perro persiguiéndose la cola, otro corriendo en círculos o dando lengüetazos al aire son signos de un problema. A este tipo de conductas repetitivas se les llama estereotipias y son comúnmente confundidas con conductas de juego en las que el animal lo está pasando bien.

Las estereotipias no son un problema muy común, pero si aparecen debemos hablar rápidamente con nuestra clínica de referencia para ponerles solución dado que estas conductas pueden ser indicativas de un problema médico o ambiental. Si descartamos los problemas médicos podemos hablar con un etólogo o etóloga para que nos ayude a mejorar el bienestar de nuestra mascota y así deje de manifestar estas conductas.

Cualquier mamífero en una situación de estrés es susceptible de desarrollar conductas repetitivas. En el caso de los gatos y los perros podemos observar como los primeros, al ser más sensibles, las desarrollan más.

Las estereotipias se pueden clasificar según su origen y su tipo.

El origen puede ser uno de los listados abajo o la combinación de estos. Debemos hacer un abordaje mixto al problema, tanto médico como etológico.

Orgánico a causa de alguna enfermedad, problema fisiológico o dolor.

Ambiental  debido al estrés o ansiedad producido por un entorno o manejo inadecuado.

Farmacológico debido a alguna droga.  

De tipos hay unos cuantos pero explicaremos cuales son los más comunes en perros y gatos.

Perros

Tail chasing: Persecución de la cola dando círculos sin parar.

Circling: correr dando círculos. El perímetro del círculo puede variar de tamaño.

Dermatitis acral por lamido: herida producida por un lamido repetido continuado de las patas delanteras o el costado.

Tonguing: lametones al aire.

Gatos

Whool sucking: ¿Alguna vez has visto a tu gato masticando una manta y “amasándola”? Esta conducta repetitiva se relaciona con un destete prematuro del gatito. No es una conducta que indique estrés pero si nuestro gato acaba comiendo trozos de manta esta puede producir obstrucciones en el sistema digestivo.

Overgrooming: Es un exceso de los hábitos de limpieza del gato. Puede llegar a provocar zonas sin pelo y problemas de piel a causa del lamido repetitivo.

Síndrome de hiperestesia: Engloba una gran variedad de signos. Se pueden observar contracciones musculares y ondulaciones cutáneas en la parte del lomo, así como vocalizaciones excesivas, agresividad, alucinaciones y persecución de la cola entre otros. El origen de este síndrome no es del todo claro.

Cuando observemos estas conductas no debemos dar atención a nuestro animal en ese momento, esperaremos a que pare por sí solo. Cuando damos atención a una conducta hacemos que esta se pueda manifestar más a menudo, o sea la estamos reforzando.

Debemos tener en cuenta que las estereotipias son signos de algún problema que debemos solucionar. Si no buscamos una solución pueden ir haciéndose más comunes hasta que se vuelvan crónicas, lo cual hará más difícil su corrección.  En cualquier caso, si observamos alguno de estos signos debemos informar a nuestra clínica de referencia para llevar a cabo una revisión para hacer un diagnóstico y empezar el tratamiento que sea necesario.

Un saludo

 

Enric Zeitz