Los animales gerontes (abuelitos) pueden sufrir varios problemas de comportamiento que aparecen con la edad a raíz de la pérdida de sus facultades. 

La pérdida de vista u oído puede hacer que el animal sea más dependiente de su dueño y hasta el punto de desarrollar una ansiedad por separación. El dolor articular puede generar agresividad y conductas de evitación con los humanos y animales que lo rodean.

La eliminación inadecuada también es un problema muy común, junto con ladeambulación nocturna. Al tener dolor y no hacer ejercicio durante el día, los animales no pueden dormir al llegar la noche. En gatos la deambulación puede ir acompañada de maullidos para llamar la atención de los dueños.

Y bien, ¿cómo arreglamos esto?

Muchas veces achacamos los problemas que surgen a la edad y no le damos mayor importancia… ¡A la vejez viruelas! No obstante, tenemos que prestar más atención a nuestras mascotas sin dejar de fijarnos en cualquier alteración dentro de su comportamiento habitual y consultar al veterinario cualquier duda que tengamos. Ellos nos ayudarán tratando los problemas médicos y posteriormente arreglaremos los problemas de comportamiento si hace falta.

¡La mejor forma de tratar un problema es su prevención!

¡Un Saludo!