ETOBlog

Sobre lo de levantar el dedo…

Llegas a casa y ves que tu perro ha orinado en el salón. Te enfadas, levantas la voz y le echas la bronca. El animal mira hacia abajo con “cara de pena” y satisfecho por un buen aleccionamiento te dispones a limpiar, esperando que tu mascota no lo vuelva a repetir. La pregunta es: ¿Ha servido de algo?

NO

En los últimos años han surgido diferentes estudios que constatan lo que muchos especialistas del comportamiento animal ya sospechaban: El castigo no es un método eficiente para educar.

  • Está demostrado que el castigo provoca ansiedad y estrés. Hace que el perro se vuelva más inseguro e inestable y que presente dificultades para aprender las órdenes que queremos enseñarle.
  • Si no se aplica acto seguido del comportamiento inadecuado, nuestra mascota no entenderá el motivo del castigo (la asociación se rompe en cuestión de pocos segundos). Aplicar mal un castigo puede producir que el perro haga asociaciones indeseadas.
  • Genera frustración cuando éste es mantenido en el tiempo, dado que el animal se muestra sumiso pero seguimos castigando (la frustración es la emoción más cercana al miedo).
  • El castigo genera habituación, por lo que cada vez habrá que aumentar la intensidad de éste para que tenga el efecto deseado.
  • El castigo no enseña la conducta adecuada. El perro no está aprendiendo lo que es correcto y lo que no.

Por lo tanto, lo etólogos hace años que recomendamos no usar el castigo. En vez de eso, el refuerzo positivo y los premios son métodos mucho más rápidos y eficientes para que el perro aprenda y disfrute aprendiendo. Tenemos que entender que aunque los perros sean los mejores amigos de los humanos, siguen siendo animales y necesitan nuestra ayuda para entender lo que queremos de ellos.

Así pues, bajemos los dedos, carguémonos de paciencia y…¡¡A COMPRAR SALCHICHAS!!

Un saludo

Enric Zeitz

 

¿Tu gato/perro es mayor de 7 años? Deberías saber que…

Los animales gerontes (abuelitos) pueden sufrir varios problemas de comportamiento que aparecen con la edad a raíz de la pérdida de sus facultades. 

La pérdida de vista u oído puede hacer que el animal sea más dependiente de su dueño y hasta el punto de desarrollar una ansiedad por separación. El dolor articular puede generar agresividad y conductas de evitación con los humanos y animales que lo rodean.

La eliminación inadecuada también es un problema muy común, junto con ladeambulación nocturna. Al tener dolor y no hacer ejercicio durante el día, los animales no pueden dormir al llegar la noche. En gatos la deambulación puede ir acompañada de maullidos para llamar la atención de los dueños.

Y bien, ¿cómo arreglamos esto?

Muchas veces achacamos los problemas que surgen a la edad y no le damos mayor importancia… ¡A la vejez viruelas! No obstante, tenemos que prestar más atención a nuestras mascotas sin dejar de fijarnos en cualquier alteración dentro de su comportamiento habitual y consultar al veterinario cualquier duda que tengamos. Ellos nos ayudarán tratando los problemas médicos y posteriormente arreglaremos los problemas de comportamiento si hace falta.

¡La mejor forma de tratar un problema es su prevención!

¡Un Saludo!

 
ETODOC en el congreso de Especialidades Veterinarias 2015

ETODOC en el congreso de Especialidades Veterinarias 2015

En Abril de 2015 asistimos en calidad de ponentes al XVIº Congreso de Especialidades Veterinarias celebrado en Toledo. Allí se juntan profesionales del área veterinaria para discutir, intercambiar ideas y nuevos avances de todos los campos, incluida la Etología Clínica.

El segundo día de congreso presentamos junto a Borja Ros de ADETCAN nuestro estudio sobre “Prevalencia y factores de riesgo del Síndrome de Disfunción Cognitiva (SDC) en perros de edad avanzada”. El SDC es un síndrome neurodegenerativo que afecta a perros a partir de los 7 años de edad y que presenta ciertos paralelismos con el Alzheimer humano.

En el estudio analizamos cual es la prevalencia de dicho síndrome, que características del perro pueden actuar como factores de riesgo facilitando la aparición del SDC y que relación guarda éste con la demencia vascular, segunda causa de alteraciones cognitivas en humanos después del Alzhéimer.

Agradecemos a todos los asistentes por su feedback y su atención.