La castración de nuestros animales de compañía puede tener efectos tanto en su salud como en su comportamiento. Si adoptamos un animal de una protectora siempre estará esterilizado pero si nuestra mascota procede de origen particular ya sea de  un criador o de un amigo recaerá en nosotros decidir si castramos o no.

¿Has pensado alguna vez en si deberías castrar a tu mascota?

Aquí te exponemos cuales son los puntos positivos y negativos de este procedimiento.

Existen diferentes efectos dependiendo de si nuestra mascota es macho o hembra.

Machos

La castración produce una reducción de la agresividad hacia otros machos casi a la mitad. Debemos tener en cuenta también que existe un componente de aprendizaje, por lo que la conducta no desaparece por completo pero nos ayudará si queremos trabajar para mejorar este rasgo de conducta.

En cuanto al marcaje con orina también observamos una reducción del 50% gracias a la castración

Por otro lado el roaming, que es la necesidad de ir “a dar una vuelta” por su territorio también se ve reducido dado que el propósito de esos paseos es buscar posibles parejas sexuales o competidores así que al desaparecer las hormonas sexuales desaparece la motivación, por lo que si nuestro perro se escapa mucho podemos poner solución castrándolo.

La conducta de monta puede permanecer dependiendo de la edad del animal y de si ha copulado alguna vez, lo que podría hacer que mantuviera algunos rasgos del comportamiento. En general tenderá a disminuir significativamente.

Ciertos estudios comentan que la castración en perros jóvenes pueden aumentar algunos tipos de miedos como por ejemplo a las tormentas, hace falta seguir estudiando en este aspecto.

En cuestiones de salud, los machos pueden padecer sobrepeso y las complicaciones relacionadas con el mismo pero podemos controlarlo aumentando el ejercicio y alimentándolo de forma equilibrada.

Hembras

En su caso, se puede reducir la agresividad hacia otras hembras cuando ésta se relaciona al celo. Por otro lado, se ha observado que la falta de estrógenos aumenta un poco todos los demás tipos de agresividad por lo que la castración puede hacer que nuestras perras sean un poco más “gruñonas”.

La conducta sexual en perras desaparece por completo. Se dan casos en los que no se lleva a cabo la castración correctamente y se produce el síndrome del resto ovárico haciendo que nuestra mascota mantenga dicha conducta. Si nuestra perra está bien castrada pero en algún momento atrae a los machos, podrá ser a causa de una vaginitis la cual produce un olor que los atrae. Debemos consultar con nuestra clínica para tratarla.

En relación a la salud, está muy indicado esterilizar a las perras para evitar  infecciones de útero, pseudogestaciones o embarazos psicológicos y  la aparición de diversos tipos de tumores, muy comunes en perras no esterilizadas. Se recomienda llevar a cabo el proceso después del primer ciclo ovárico, antes de que aparezca el segundo. Cuantos más ciclos pasen, menos efecto preventivo tendrá la esterilización.

Por otro lado,  debemos tener en cuenta que las perras pueden padecer incontinencia urinaria y obesidad a causa de la falta de estrógenos.

La obesidad la podemos controlar con piensos indicados y aumentando el ejercicio para evitar problemas de diabetes o de estrés por calor. Las pérdidas de orina las podemos tratar con hormonas o llevando a cavo una intervención quirúrgica.

Si no nos decidimos a castrar o esterilizar a nuestros animales de forma quirúrgica y definitiva hay alternativas químicas para ver cómo podrían reaccionar ante el procedimiento.

Para las hembras existen los progestágenos. Éstos inhiben la producción de hormonas sexuales, pero se ha demostrado que pueden inducir tumores, diabetes y atrofia de la médula espinal por lo que no son una opción muy recomendable.

Para los machos la Deslorelina. Es un químico que produce una pausa de 6 meses en la producción de testosterona. Con la Deslorelina no hay tantos riesgos para la salud pero debemos saber que durante el primer mes del implante la producción de testosterona aumentará mucho antes de interrumpirse, por lo que ciertas conductas se verán reforzadas.

Ya podéis ver que existen muchas variables para poder decidir si castrar a nuestras mascotas o no, en cualquier caso y ante cualquier duda, consultad con vuestra clínica de referencia y os ayudarán a tomar una decisión.

Un saludo

Enric Zeitz