El mito de la dominancia en Perros.

Uno de los principales problemas que tiene la ciencia es que no hace un esfuerzo para llegar a la población de una forma atractiva y entendible. Por eso cuando aparece un comunicador que sabe captar la atención del público sus ideas pueden calar muy hondo.

Aunque sean equivocadas.

Hoy quiero hablaros del mito de la dominancia en los perros, una teoría desfasada desde el punto de vista etológico pero que triunfa entre la población debido al conocimiento popular generado por los programas de televisión. El líder de la ma…NADA

En 1999 se publicó el artículo de L.David Mech que revolucionó la forma en la que se entendían las relaciones entre lobos. En ese artículo, Mech explicaba a través de observaciones a lo largo de los años de lobos en libertad, que la relación dentro de una manada de su manada es la de una familia. La pareja progenitora “domina” o lidera a la descendencia igual que nuestros padres y madres nos “dominan” a nosotros de pequeños.

Esto se contrapuso a todas las antiguas ideas que hablaban de jerarquías fijas inamovibles para los machos y las hembras dentro de una manada de lobos en las que habría un macho Alpha y una hembra Alpha y que se basaban en estudios previos hechos siempre en cautividad.

Al demostrar que los lobos no se organizaban en una jerarquía, se extrapoló a los perros, sus descendientes y partir de ese momento se empezaron a cambiar las metodologías de trabajo para trabajar la etología aplicada en las universidades. Se fueron descartando poco a poco los antiguos métodos basados en “dominar” a nuestra mascota y ser su “líder” y se empezó a trabajar en positivo, entendiendo la figura del guía como la de un compañero.

“Pero mi perro siempre gruñe a otros perros si se acercan a sus juguetes”

Los perros si que pueden tener interacciones dominantes entre ellos cuando quieren acceder a algo que les gusta. Dichas interacciones no son fijas y algunos perros que gruñen un día a su compañero perruno para acceder antes a la comida pueden ser gruñidos al día siguiente por ese mismo perro en el mismo contexto. La suma de estas interacciones es lo que nos da una idea del estado emocional y del temperamento de nuestra mascota. Claro está que hay algunos perros más protectores con los juguetes y la comida, pero eso no quiere decir que sean “perros Alpha”.

Por otro lado, el hecho que un perro nos gruña cuando nos acercamos a su comida o no nos haga caso no quiere decir que esté ejerciendo interacciones dominantes hacia nosotros. No formamos parte de la misma especie, no podemos ser el líder de su manada y tampoco lo necesitan. Delante de este tipo de conductas existen muchas causas diferentes.

Los principales problemas de comportamiento tienen relación con el miedo, la inseguridad, una mala experiencia en una edad temprana o un mal manejo por parte de los propietarios y propietarias.

¿Y si está demostrado científicamente que eso no es así porqué se sigue extendiendo esa idea?

El principal motivo es que la televisión llega a más sitios que nadie y los programas que se han promovido utilizan este tipo de mensaje.

El segundo y creo que no menos importante es la necesidad de la raza humana de querer estar por encima de todo y ser el “gran líder” de las especies animales. Tanto, que ya no consideramos que formemos parte del mundo animal. Deberíamos entender que formamos parte de un sistema mucho mayor y que tan solo somos una pequeña pieza del mismo.

Los perros llevan miles de años evolucionado junto a nosotros, adaptándose a la vida con humanos. Reconocen nuestras expresiones faciales, nuestros gestos y nuestra energía. Lo que nunca podrá entender un perro miedoso que gruñe para evitar el acercamiento de alguien que le parece amenazante es que le cojan por la fuerza y le giren con la espalda contra el suelo (método mal denominado Alpha roll) mientras esa persona se acerca y lo toca. Con este tipo de acciones el animal se puede volver más sensible al miedo, aumentar sus respuestas agresivas e incluso dejar de gruñir, lo que es mucho peor. El resultado será un perro con más miedo que antes, pero que no gruñirá para advertir que algo no le gusta y parecerá tranquilo hasta que pase a morder directamente.

Tenemos mucho camino por delante para entender mejor a nuestros amigos peludos y sobre todo para dejar de verlos como competidores sino como compañeros que dependen y confían en nosotros para tener una vida llena y feliz.

¡Trabajad en positivo!

Un saludo

 

Enric Zeitz

 

Problemas de eliminación en gatos

Los problemas de eliminación en gatos son la principal causa de consulta a etólogos. Se estima que alrededor de un 24% de las conductas molestas para los propietarios y propietarias tiene relación con la eliminación incorrecta.

“El gato se mea por todos lados”

Primeramente y como en cualquier tipo de problema de conducta debemos descartar si el origen es una alteración fisiológica como el dolor, por lo que deberíamos llevar a nuestro animal a la clínica veterinaria para que le hagan una revisión y las pruebas que se consideren oportunas.

Si tenemos más de un gato debemos identificar cual es el que presenta la conducta. Para ello se usan diferentes técnicas. Consulta a la clínica como llevar a cabo el procedimiento correcto para hacerlo de forma segura.

Descartado el problema médico debemos identificar cual es la causa de esta alteración en la conducta del gato. Existen diversos orígenes.

Marcaje:

El marcaje puede ser sexual, territorial o generado por estrés. En el caso del marcaje sexual, más común en machos, se arregla la mayoría de las veces castrando al animal.

Para el territorial se pueden seguir varias pautas, siempre con la supervisión de un etólogo o etóloga.

En cuanto al estrés, como ya comentamos en este artículo hace un tiempo, es el mayor enemigo de los gatos (a parte de algunos perros). Son animales muy sensibles a cualquier estímulo aversivo y a los cambios drásticos en su entorno. Esto puede hacer que nuestra mascota deje de utilizar la bandeja y marque zonas aleatorias de la casa. Estas eliminaciones generalmente son pequeñas descargas en superficies verticales, con una postura de “spraying” muy característica.  En estos casos debemos identificar y reducir en la medida de lo posible los estímulos que están provocando el estrés al animal mejorando su entorno.

Bandeja:

 Atención, si tu gato elimina correctamente, no hagas cambios.

Los gatos son muy finos. Esto ya lo sabemos, hasta el punto de no utilizar una bandeja si no les acaba de convencer su forma, localización o tipo de arena.

Las bandejas ideales deben ser grandes, descubiertas y de bordes bajos, para que el animal pueda entrar cómodamente y quepa bien.

La arena que utilicemos debe ser sin perfumar, dado que un olor que es agradable para nosotros, puede ser molesto al animal. Hay muchos tipos de arena en el mercado pero normalmente se recomienda la aglomerante (con gatitos no, que podría producir obstrucciones en caso de ingestión). Debemos poner suficiente arena (4-5cm) y limpiarla cada día, cambiándola una vez a la semana como mucho.

Si tenemos más de un gato en casa el número ideal de bandejas es nº gatos+1 por ejemplo si tenemos 2 gatos, 3 bandejas. Estas bandejas deben estar repartidas en diferentes zonas de la casa.

Por último debemos poner la bandeja en zonas tranquilas de la casa, con buena iluminación y alejada de su comedero. A nadie le gusta comer al lado del lavabo.

Conflicto territorial:

Si tenemos más de un gato se puede dar el caso que uno muestre agresividad territorial y no permita acceder al otro a la bandeja, por lo que el agredido elije otra parte de la casa para hacer las eliminaciones, estas son abundantes, con postura normal y generalmente se concentran en un sitio determinado, que relacionará como su nuevo baño. Este caso también puede ir acompañado de eliminaciones aleatorias por estrés, generado del mismo conflicto. Ante estas situaciones debemos llevar a cabo un protocolo especial para intentar mejorar la relación entre los gatos, siempre con supervisión de un experto o experta en comportamiento.

Para la eliminación incorrecta y otros problemas debemos evitar siempre una cosa:

El castigo.

El castigo agrava la situación dado que no está enseñando la conducta correcta y aumenta la ansiedad del animal, haciendo que nos pueda llegar a tener miedo e incluso atacarnos. Debemos ignorar a nuestra mascota cuando nos encontramos el pipi o la caca y limpiar bien la zona con detergente enzimático, nunca con legía (muy importante) para poder eliminar completamente el rastro olfativo.

Si observáis que vuestro gato o gata empieza a eliminar de forma incorrecta, no esperéis a que el problema se solucione solo. La mayoría de veces se va a ir agravando y será más difícil corregir la conducta. ¡Consultad con vuestra clínica de referencia y os remitirán a un experto o experta sobre el tema!

Un saludo

 

Enric Zeitz

 

Sobre lo de levantar el dedo…

Llegas a casa y ves que tu perro ha orinado en el salón. Te enfadas, levantas la voz y le echas la bronca. El animal mira hacia abajo con “cara de pena” y satisfecho por un buen aleccionamiento te dispones a limpiar, esperando que tu mascota no lo vuelva a repetir. La pregunta es: ¿Ha servido de algo?

NO

En los últimos años han surgido diferentes estudios que constatan lo que muchos especialistas del comportamiento animal ya sospechaban: El castigo no es un método eficiente para educar.

  • Está demostrado que el castigo provoca ansiedad y estrés. Hace que el perro se vuelva más inseguro e inestable y que presente dificultades para aprender las órdenes que queremos enseñarle.
  • Si no se aplica acto seguido del comportamiento inadecuado, nuestra mascota no entenderá el motivo del castigo (la asociación se rompe en cuestión de pocos segundos). Aplicar mal un castigo puede producir que el perro haga asociaciones indeseadas.
  • Genera frustración cuando éste es mantenido en el tiempo, dado que el animal se muestra sumiso pero seguimos castigando (la frustración es la emoción más cercana al miedo).
  • El castigo genera habituación, por lo que cada vez habrá que aumentar la intensidad de éste para que tenga el efecto deseado.
  • El castigo no enseña la conducta adecuada. El perro no está aprendiendo lo que es correcto y lo que no.

Por lo tanto, lo etólogos hace años que recomendamos no usar el castigo. En vez de eso, el refuerzo positivo y los premios son métodos mucho más rápidos y eficientes para que el perro aprenda y disfrute aprendiendo. Tenemos que entender que aunque los perros sean los mejores amigos de los humanos, siguen siendo animales y necesitan nuestra ayuda para entender lo que queremos de ellos.

Así pues, bajemos los dedos, carguémonos de paciencia y…¡¡A COMPRAR SALCHICHAS!!

Un saludo

Enric Zeitz