Manejo de la correa

“Mi perro tira mucho cuando uso la correa”

En muchas ocasiones, los profesionales del bienestar y el comportamiento animal nos encontramos con este comentario de los propietarios. Los tirones de correa y la ansiedad que se deriva de ella son muy comunes en los núcleos urbanos, donde los perros pasan la mayor parte de su tiempo en el exterior atados. Por ello, debemos intentar acostumbrar a nuestra mascota desde un inicio de una forma positiva y suave a pasear con ella.

Los motivos por los cuales un perro puede tirar de la correa pueden ser varios, entre los que se encuentran:

  • El miedo: si nuestro perro tiene miedo a los estímulos que se encuentran a su alrededor va a tirar para alejarse de ellos o incluso tirar hacia el estímulo debido a una respuesta de agresividad por miedo.
  • Falta de ejercicio: si siempre llevamos atado a nuestro perro cuando salimos al exterior y no le damos la oportunidad de correr libre en zonas controladas, tendrá demasiada energía y tirará.
  • Excitación: si nuestro perro tiene poco auto control, en situaciones de excitación, será más probable que tire.
  • Refuerzo: si desde cachorro nuestro perro ha tirado y se lo hemos permitido, ha aprendido que tirar le permite llegar a los sitios donde quiere más rápidamente. El problema es que cuando el animal se hace adulto, los tirones se vuelven más fuertes y es entonces cuando detectamos el problema.
  • Correa: si la correa que utilizamos no es la adecuada, seguramente podemos hacer que nuestro perro tire más de lo que lo haría usando otra. Las correas muy cortas impiden que el animal se pueda alejar ni medio metro de nuestro lado sin tirar. Por lo que hacen que el paseo sea menos relajado.
  • Asociación negativa: Si no tenemos un buen manejo de la correa, el perro puede asociarla con estímulos negativos tales como el ahogo, los tirones, o el dolor. En este punto, el perro puede asociar todos los estímulos que se pueda cruzar por la calle (personas, perros, coches, un lugar determinado, etc.) con dicha incomodidad y reaccionar ante ellos de una forma negativa.

 

Para reducir los tirones de correa y tener un paseo tranquilo, primero tenemos que saber cuál es la causa por la cual nuestro perro tira. Si los tirones se deben a miedo, agresividad y otras emociones que provocan malestar al animal, debemos contactar con un especialista del comportamiento para trabajar dicho problema con modificación de conducta. Si los tirones no se deben a malestar del animal podemos centrarnos en el manejo.

Hay varios ejercicios para trabajar de forma positiva y hacer que nuestras mascotas cada vez tiren menos. Como siempre debemos armarnos de paciencia y trabajar convirtiendo cada sesión en un “juego” que debe durar pocos minutos. Por otro lado, una cosa es que el perro no tire y la otra muy diferente que el pobre animal tenga que ir pegado a nosotros todo el rato. El ejercicio del “junto” o andar al lado, se usa para pruebas específicas y es un ejercicio, tal como su nombre indica. Durante ese rato el perro no está relajado, por lo que no podemos hacer que todo el paseo de ese modo.  Tenemos que recordar las bases de un paseo estable y equilibrado, aquí dejo el enlace del artículo que escribimos sobre el tema.

Nuestros perros pueden aprender a andar de una forma relajada y tranquila, pero necesitan de nuestra guía para poder hacerlo.

 

Un saludo

 

Enric Zeitz

 

Vete a paseo

Nuestros perros están todo el día en casa esperando a que lleguemos, y aunque muchas veces el paseo es una obligación más de nuestra interminable lista de labores, para ellos es el mejor momento de la jornada.

Debemos cambiar nuestra idea de que el paseo es el turno de ir al baño para nuestros perros. Los paseos variados y duraderos son muy importantes.

Hoy hablaremos de la importancia del paseo para la salud física y emocional de nuestras mascotas y de las cualidades que debe tener un buen paseo de calidad. Para poder hablar de ello primero debemos introducir un término que será nuevo para much@s y es el enriquecimiento ambiental.

¿Y eso qué es?

El enriquecimiento ambiental se basa en generar cambios en el entorno para que nuestras mascotas no se aburran y puedan llevar a cabo comportamientos típicos de su especie. Existen diferentes tipos de enriquecimiento ambiental: social, cognitivo, sensorial, etc… y en un buen paseo de calidad podemos introducirlos todos.

Durante el paseo, nuestra mascota tiene contacto con otros perros, muy importante dado que son animales sociales y necesitan relacionarse. Debemos alternar ratos durante el paseo para que pueda jugar y compartir momentos positivos con otros perros y personas. En el caso de tener problemas de agresividad o miedo trataremos primero dichos problemas para no generar malestar a nuestra mascota ni a los demás.

El paseo es muy buen momento para practicar ejercicios que queremos que nuestro perro lleve a cabo (sienta, mira, tumba, etc…) siempre usando premios y la educación en positivo. Debemos tener en cuenta que habrá distracciones. Por ello es mejor llevar a cabo ejercicios que ya tenga un poco “por la mano”.

Al salir al exterior, cambiamos el espacio. Mucha gente cree que un perro en un piso pequeño no puede ser feliz, pero lo que realmente necesitan nuestros amigos es salir y poder investigar zonas nuevas. Es muy importante modificar la ruta de nuestros paseos cada cierto tiempo. El simple hecho de cambiar el sentido de la ruta ya provoca un gran cambio para ellos.

Por último; paseando, nuestro perro recibe estímulos olfativos, auditivos y táctiles. Debemos dejar que explore y aprenda a utilizar sus sentidos mientras intentamos que dichos estímulos se relacionen con experiencias positivas. En este punto es muy importante haber trabajado la socialización del cachorro.

El paseo también propicia el ejercicio. Debemos salir a pasear unas 5 veces al día con nuestras mascotas. Estas sesiones harán que mejore su salud, ya que reducen el riesgo de obesidad (uno de los principales problemas en los animales domésticos) y de problemas articulares en la vejez.  Este ejercicio hace que al llegar a casa estén relajados, dispuestos a tumbarse y descansar. Un perro con mucha energía acumulada tiene más probabilidad de tener problemas de comportamiento.

Es importante establecer una rutina diaria y mantenerla. Con unos horarios marcados, los perros se sienten más tranquilos ya que saben que les depara el día.

Finalmente, pasear con nuestras mascotas también tiene beneficios para nosotor@s!

Según varios estudios salir con nuestros perros nos ayuda a prevenir enfermedades como la diabetes y enfermedades cardiovasculares, asociados a estilos de vida sedentarios. También nos ayudará a sentirnos mejor anímicamente, reduciendo el estrés y reforzando el vínculo con nuestra mascota.

¡Ya lo veis, son todo beneficios!

¡A correr!

Un saludo

 

Enric Zeitz